Al comprar mi primera vivienda, ¿en qúe debo pensar?

Al comprar mi primera vivienda, ¿en qúe debo pensar?


Sin duda alguna alcanzar nuestra primera vivienda es uno de los principales logros del ser humano. Confluyen muchos factores para considerarlo así, pues el “techo propio” implica no sólo la propiedad sobre un inmueble, sino también una sensación de bienestar y protección para nosotros y los nuestros que casi siempre resulta invaluable. Nos sentimos más seguros y protegidos si habitamos un espacio al cual podemos llamar nuestro. 


Ahora bien, para que esta primera adquisición sea de total utilidad para nosotros, debemos siempre detenernos a pensar en algunos aspectos que pudieran pasar inadvertidos pero que resultan clave para nuestras proyecciones personales a futuro. 


En primer lugar es importante definir siempre cuánto tiempo proyectamos quedarnos en el inmueble. Esto determinará en mayor o menor medida la magnitud de la deuda hipotecaria adquirida con el banco, el plazo que establezcamos para pagarla e incluso las cuotas mensuales que estemos dispuestos a pagar en función de nuestro tiempo de permanencia en el inmueble. Es probable que si en poco tiempo proyectamos aumentar nuestros ingresos e incluso cambiar de ciudad, no queramos una deuda muy grande y que nos lleve demasiado tiempo para pagar, por ejemplo. 


Por otro lado, las expectativas que tengamos sobre el crecimiento de nuestra familia también resultará clave. Para una pareja de recién casados que estén deseosos de que lleguen uno o varios hijos, el inmueble a adquirir debe contar con las alcobas necesarias para constituir el hogar de una bonita familia, e incluso prever áreas sociales de recreación para los pequeños de la casa. 


También la previsión de ingresos a futuro debe preverse. ¿Cómo va mi crecimiento profesional?, ¿En 5 años donde deseo estar?, ¿Puedo pensar que mantendré mi estabilidad laboral?. Todas estas son preguntas que debemos hacernos antes de adquirir una obligación con una entidad de intermediación financiera que implica nuestra estabilidad económica y emocional. 


Por último, y antes de finiquitar el préstamo hipotecario debemos analizar a profundidad el capital inicial con el que contamos y definir si deseamos incluir los gastos del cierre de negociación en el monto a financiar o contamos con liquidez en efectivo para cubrirlos por nuestra cuenta. También si preferimos cuotas mensuales bajas o privilegiamos un pago fijo mensual por el crédito. 


Como puedes ver, son varios los elementos a tener en cuenta al momento de adquirir un préstamo hipotecario que nos conduzca a nuestra primera vivienda. En RuninHome Inmobiliaria te asesoramos siempre y en cada paso que des para que tu decisión sea la acertada y alcances tu anhelo de tener una vivienda propia. Contactanos hoy mismo y atrévete a construir tus sueños. 


Síguenos en nuestras redes sociales y no te pierdas nuestro contenido de interés: @runinhomeinmobiliaria.